lunes, 29 de marzo de 2010

Subestimar al espectador




Argumento: En otoño de 1967 Ron Jones, un profesor de historia de un instituto de Palo Alto en California, no tuvo respuesta para la pregunta de uno de sus alumnos: ¿Cómo es posible que el pueblo alemán alegue ignorancia a la masacre del pueblo judío? En ese momento Jones decidió hacer un experimento con sus alumnos: instituyó un régimen de extrema disciplina en su clase, restringiéndoles sus libertades y haciéndoles formar en unidad. El nombre de este movimiento fue The Third Wave. Ante el asombro del profesor, los alumnos se entusiamaron hasta tal punto que a los pocos días empezaron a espiarse unos a otros y a acosar a los que no querían unirse a su grupo. Al quinto día Ron Jones se vió obligado a acabar con el experimento antes de que llegara más lejos.


El director alemán Dennis Gansel (Napola) ha trasladado esta experiencia a nuestros días y a su tierra natal: Alemania. Esta vez es el profesor quien hace la pregunta a sus alumnos: ¿Creéis que es imposible que otra dictadura vuelva a implantarse en Alemania? Y comienza el experimento… Presentada en Sundance, "Die Welle" fue nº1 en la taquilla alemana. (FILMAFFINITY) (Filmaffinity). 

Reflexiones:
Viendo La Ola me sentí subestimado. Supuestamente este es el cine alemán adulto y crítico que está en boca de todos en estos momentos. La película tiene un buen ritmo narrativo y una excelente fotografía.
Pero es, ideológicamente, lamentable. Está hecha para captar al espectador desprevenido y sin sentido.
Llena de alegorías obvias, es por eso que subestiman al espectador, en dodne se le da toda la comida digerida...
¿Qué saca el espectador como conclusión propia, completando la recepción de la película? "Las dictaduras son malas". Algo que todos sabemos. ALGO EN LO QUE TODOS ESTAMOS DE ACUERDO, algo que cualquier persona, con dos dedos de frente, tiene en claro. Yo esperaba otra cosa, algo más comprometido, algo más interesante.
Y sin hablar de los 20 minutos finales. Con una moralina pésima, desagradable, y que muestra el maniqueísmo del autor.
Una decepción.

7 comentarios:

Maria from the abby dijo...

No, no, no... a mí me pareció muy buena la película, pero más allá de eso -de que puede no gustarle a otros- lo que 'se dice' NO es que 'los totalitarismos son malos', nooooo... eso es lo obviooooo1!! pero al lector se le da el lugar de pensar otras cosas... por ejemplo de que nadie es taaan bueno como para no discriminar al otro.

Madi dijo...

yo pensé que el mensaje de la peli giraba en: aún un país super curado de espanto, como puede ser Alemania (o Argentina), puede volver a caer en un regimen totalitarista. A lo mejor la peli subestime al "lector", pero es la típica peli que yo pondría en una escuela secundaria para charlar el tema, justamente por la aparente simpleza.

Maria from the abby dijo...

sí yo pienso lo mismo que vos Madi... es interesante y abre para charlar y debatir sobre quiénes somos los hombres y cómo somos...

Don Rodrigo dijo...

La película está basada en un caso real. Pero ojo: ocurrió en 1967 en Palo Alto. Las alegorías con la Argentina y Alemania son peligrosas y, vuelvo a insistir, obvias.

Madi: La película vende ese mensaje. Pero para mostrarselo a los chicos de una secundaria, prefiero mostrarles la tapa de La Nación. La distacia de un suceso hace a su indentificación con él. El germen dictatorial está en el ser humano. Las sociedad más libres han vuelto a caer en regímenes totalitarios.

El final de la película es de una moralina absoluta, que echa por tierra la mediocre construcción discursiva que logra.

El final de la película no es RE-FLEXIVO (volver sobre uno mismo, como propone en su segundo comentario Maria) sino que es un juicio y una pregunta inquisidora: "¿En qué nos convertimos?"

¿Que pueden volver dictaduras? POR SUPUESTO! La democracia es una lucha diaria. No es una vacuna eterna que hacemos. La democracia se construye día a día, y es una lucha constante.

Igualmente, Gracias Maria y Madi por discutir y pelearse. Las invito a que sigan haciéndolo. Es un placer...

Un abrazo!

Don Rodrigo dijo...

No aclaré. Soy Adelantado.
Quien escribió la crítica.

Saludos.

Maria from the abby dijo...

Recién veo el último comentario! Y sí... gracias a uds por los comentarios.. y te digo Adelantado que sí, que el final me dejó como un resabio de moralina como decís, incómodo...
Y lo de la democracia es así! pero por eso creo que la película abre a pensar en esas cosas...
Saludos! y gracias!

Dialoguista dijo...

Para mi dice más que eso, dice: atenti, porque no es tan díficil terminar formando parte de algo que es horripilante, y que aquellos que forman parte no lo ven así. Ahí se manifestaba el "compañerismo", eso hizo que el grupo creciera, hasta que tal compañerismo se transformó sin miramientos. No esta lejos de lo que pasa en todos lados, no solo en los régimenes políticos. PAsa en los adolescentes, están los grupos punk, los gore, los etc, etc, y puede que alguno defienda a otro que no conoce porque forma parte de "su grupo" y pelee con otro que tampoco conoce "porque se puede ver que es de un grupo contrario". Automatisados, sin pensar. Formo o no formo parte. Pasa en el futbol. ¿que diferencia hay entre estos grupos que te nombro y una dictadura? Solo la cercanía o no al poder. Eso es lo que también dice la peli. Entre otras cosas. Pero como verás, para mi dijo mucho más que "toda dictadura es mala", fue al meollo de cómo se forma.
Saludos!!!