jueves, 3 de junio de 2010

Aquí hay un director



Mamut.

Aquí hay un director.


Una firma se registra. La pluma de Lukas Moodysson es de marfil, es un mamut inextinguible, muy difícil de olvidar su porte, su enormidad.

Para nada voy a estar de acuerdo con considerarla una segunda Babel. Esta la sobrepasa en todos los niveles. Aquí sí sucede el mundo. Aquí sí hay dolor y lágrimas. Los sujetos que la atraviesan están sólo hasta por donde se los vea. Los sujetos de esta película sí transpiran, sí sufren, sí duelen. Sí parecen ser parte de este mundo.

Esta civilización que compramos nos está dejando un vacío, un gran hueco en nuestro ser. Todo por aquí huele a un dejo de soledad porque lo cotidiano requiere que el universo entero se encierre en lo solo. No necesitamos más que mover un dedo y estamos en el mundo. Solos.


Aquí llora una Michelle Williams y no una Blanchett.


Rodeados de Todo, los personajes no tienen nada. Sólo la búsqueda de algo que no saben muy bien que es pero que los define. Oculto, humedecido, casi añejo y olvidado yace ahí, entre los escombros de los huesos, nuestra verdadera esencia. Pero está muy tapada para darnos cuenta que pide a gritos escapar.


Aquí brilla una niñera.


Entre tanto ruido se cree que con dinero y un poco de voluntad se puede doblar el mundo. Los personajes fracasan como plan de vida. Los actores a la altura que debe emularlo.


Aquí brilla una historia… tan olvidada por el cine…

3 comentarios:

Giacinto dijo...

Hola.
Creo que es facil caer en la comparacion de esta peli con Babel, que es un error, porque aunque tenga temas parecidos en su contenido, y su dirección y guión pueden tener un cierto parecido, las películas hablan de cosas totalmente distintas, y de igual manera las abarcan con claras diferencias, se nota el sello de cada director.
Me imagino que lo que dices de que ellos parecen estar mas dentro del mundo o ser parte del mismo, es devido a que los problemas expuestos en esta parecen más reales que los expuestos en Babel, aunque no estoy seguro de haberlo agarrado bien.
Mammoth no sólo habla de soledad, sino tambien de lo dificil que es ser padre y el egoismo. Es una película de reflexión, qué tan justa es la vida? (sin tener que caer en el tema de la muerte, si acaso no directa).
Babel, se centra más que todo en la muerte y el como afecta a la sociedad.Aunque en ambas la soledad es un tema palpable.
Mammoth tiene una buena dirección, con un ecxelente guión (tal ves un poco extenso), muy bien construidos los personajes. Actuaciones buenas.

Una muy buena película.

Saludos,
Giacinto

el bueno, el malo y el feo dijo...

Giacinto, comparto en todo tu mirada.
Babel, a mi humilde criterio, de alguna manera me parece irreal en comparación con ésta. La soledad trabajada en Babel se me presenta en toda su dimensión como falsa, mentirosa. En Mammoth hay en cambio un efecto de lo real que produce reflexión, que me motiva a pensar. Ya de por sí que Moodysson sea un gran director en estas cuestiones, tiene una firma muy presencial como bien notaste.
Iñárritu en cambio es frío en su desarrollo, los personajes se me hacen "muy" personificados, veo su máscara, veo que son actores, veo que detrás de toda lastimería está Brad Pitt o Cate Blanchett en un set de filmación.
Pero bueno, interpretaciones aparte, coincido con vos.

Un saludo.
solter

Dialoguista dijo...

Ayyy ¿dónde lei hace poquito sobre esta peli? no lo recuerdo pero la anoté para verla. Ahora la veo acá así que me suben las ganas ;D
La soledad es moneda corriente, el ir y venir a más de lo que el cuerpo nos da, nos deja dando vueltas como locos, sin tiempo para pensar ;D